10 consejos para una alimentación saludable

Mantener una dieta sana ayuda a que nuestro organismo sea más resistente a la hora de enfrentar alguna enfermedad  y prolonga la vida del ser humano. Llevar una vida saludable tiene muchos beneficios a nivel físico ya que mantiene el cuerpo activo y fuerte para el día a día, además de que mejora nuestra calidad de vida.

 

  • Bebe agua, mucha

 

El cuerpo humano el 80% agua y sin ella no podemos vivir. El agua refresca e hidrata el cuerpo; lo recomendable es beber de 6 a 8 vasos al día para así mantener nuestros riñones en funcionamiento y así poder expulsar todas las toxinas.

 

  • Consume frutas y vegetales

 

Muchas personas no consumen estos alimentos ya que les parecen desagradables o simplemente no les gusta su sabor, pero realmente no saben lo que hacen. Estos alimentos son ricos en proteínas y nutrientes, que nos ayudan a tener un sistema inmunológico mucho más fuerte. Además, el funcionamiento de los órganos internos y externos mejora y aumenta la capacidad de uso.

 

  • Grasas y carbohidratos

 

Si eres adulto evita el consumo excesivo de grasas, ya que estas pueden dañarnos internamente y, además, producir subidas de peso en tiempos muy cortos. Los carbohidratos le dan energía al cuerpo para cumplir las actividades diarias, así que consumir estos a la hora del desayuno y cena no es mala idea.

 

  • NUNCA te saltes la cena

 

Muchos piensan que no cenar es bueno para bajar de peso y ser saludable, pero están totalmente equivocados. La cena es una de las comidas y nunca te debes perder de ella. Tal vez sí, hay que comer algo ligero para que no altere el sueño, pero SIEMPRE hay que cenar.

 

  • Omega 3

 

Come productos del mar, son ricos en proteínas y contienen mucho Omega 3, que previene enfermedades del corazón.

 

  • Evita comer en exceso

 

Comer bien no significa comer demasiado. La porción exacta de alimentos es lo que nos da fuerza, si se come en exceso lo que produce es mucha pereza.

 

  • Frituras… ¡fuera!

 

Las frituras son grasas y las grasas son malas para nuestro cuerpo. Sustituya lo frito por lo asado, se conserva más el sabor a la hora de cocinar y, además, tu cuerpo te lo agradecerá.

 

  • Comer en horarios fijos

 

Ayuda a nuestro metabolismo a asimilar mejor las comidas. Mientras más estricto seas con tu horario, mejor tu cuerpo lo aceptará y no pasarás por subir o bajar de peso, lo tendras estable, como debería ser.

 

  • El azúcar y tu hígado no son amigos

 

No lo son, ya que cuando se ingiera esta se convierte en glucosa y la glucosa en exceso hace que el hígado no pueda procesar tales cantidades, produciendo así que la persona, a largo plazo, pueda sufrir de diabetes o algo más…

 

  • El desayuno es la comida más importante del día

 

Lo es y jamás debes saltarla. El desayuno es la primera comida y es lo que despierta al nuestro cuerpo y le da la energía inicial para poder iniciar el día bien, activos y con tranquilidad.

Agregar Comentario