¿Qué tan importante es consumir las tres comidas diarias?

Cuando hablamos de nutrición, debemos tener muy en cuenta esta parte, la del consumo de las tres comidas diarias. Para una persona promedio es vital su consumo, puesto que esto le va a proporcionar todas las energías durante el resto del día.

Además de ello, todos aquellos beneficios nutritivos y las vitaminas que les ayudarán a mantener al cuerpo en optimas condiciones.

Cuando se trata de casos específicos, como los obesos, se requiere el uso de comidas extras al día, pero están fraccionadas, es decir, el peso de dos comidas equivale a uno.

Son aún más importante en niños, puesto que estos aún se encuentran en una etapa de desarrollo, por lo que deben consumir sus debidos alimentos y variados para que puedan desarrollarse de la manera correcta, por ello es vital mantener las 3 comidas.

Las tres comidas diarias

Cuanto hablamos de estas tres comidas, son referimos al desayuno, al almuerzo y a la cena.

Aunque muchas personas no lo toman en cuenta, la merienda también forma parte indispensable en las comidas.

Desayuno

Tres-comidas-diarias-alimentos

Sin duda la comida más importante del día, puesto que te brindará las energías para poder comenzar bien tu día.

Necesitas de un correcto desayuno para aguantar las energías hasta el almuerzo.

Para un desayuno puedes comer cereales con leche y frutas. Tostadas con mantequilla y algún complemento como queso, jamón o tocino y acompañarlo de jugo de naranjas.

No te pases nunca los desayunos, puesto que el cuerpo ya ha pasado más de 8 horas sin comer y someterse a una carga diaria sin energías que ha consumido para reponer tu cuerpo mientras duermes es realmente pesado.

Almuerzo

Tres-comidas-diarias-alimentos

La principal comida del día, esta es la que te proporcionará todas las energías para realizar tus tareas en el resto de la tarde.

Prepárate un buen almuerzo, combinando carbohidratos y proteínas a un buen porcentaje calórico. Acompaña el almuerzo con un buen jugo.

Puedes mezclar cualquier clase de carbohidratos en él, harinas de maíz, de trigo, pastas, arroz con carne, pollo, guisantes, granos y nunca olvides los vegetales, legumbres y hortalizas.

Mezcla un poco de cada cosa en las porciones correspondientes y recuerda de no comer con los ojos, siempre sírvete acorde a tu estómago, la idea no es que te atapuces de alimento, pero tampoco que seas egoísta contigo mismo.

Cena

Esta es la última comida del día, para ella debes bajarle a los carbohidratos, no debes consumir muchos debido a que no necesitas tener una carga calórica como energía puesto que no estás realizando actividades.

Se necesita una cena ligera de algo contenido proteico y calórico para poder ayudar a tu cuerpo a descansar y a no tener que procesar esto toda la noche.

Los alimentos que debes evitar a la hora de preparar la cena son carbohidratos, carnes rojas, grasas, lácteos, estimulante y alimentos que produzcan gases como brócolis, coliflor, lechugas, pimentón, habichuelas…

Debes reducir al máximo el consumo de estas comidas durante la noche, puesto que las carnes tardan mucho en procesar, no necesitas las altas cargas energéticas de los carbohidratos y los gases no te ayudarán a un proceso intestinal agradable.

La Merienda

Aunque no lo creas esta tiene una gran importancia, aparte de que te ayuda a que tu estomago no tenga que aguantar tanto para la cena, aquí es donde radica un poco más su importancia.

Cuando comemos una merienda entre el almuerzo y la cena, esto hace que no tengamos tanta hambre en la noche y por ende podremos conformarnos con una comida ligera.

Cuando no consumimos la merienda, nuestro cuerpo va a querer lanzarse un plato gigantesco de comida, y recuerda que para la cena no necesitas de una gran porción, la noche no es para hacer grandes actividades si no para descansar.

Date el gusto de comer las meriendas ¡Es importante!

 

 

Agregar Comentario