¿Cómo elegir las mejores opciones de comida saludable?

Al momento de cuidar nuestra salud, lo más importante es controlar todo lo que entra a nuestro cuerpo, por ello es importante saber qué comida nos hace mejor y de qué manera se pueden matar ciertos antojos que incitan a la mala alimentación.

Quizás esta sea la parte más importante de llevar una vida saludable, la alimentación se debe juntar con un estilo de vida activo y alejado del sedentarismo. No necesariamente se debe estar horas en el gimnasio, una simple caminata diaria o tener ciertos hábitos diferentes y sin tantas comodidades, basta.

Retomando el tema, la frase “eres lo que comes” es lo mejor para este tipo de ocasiones, no necesariamente deberás comer vegetales y pollo asado todos los días. La monotonía también aburre y mucho, no solo a tu mente sino a tu cuerpo en general. Pero sí es bueno mantener un buen balance a la hora de llevarse la comida a la boca.

Por ello es importante saber reconocer que tipo de alimentos son los mejores tanto para tu nutrición como para tus gustos y así mantener ese equilibrio entre comer sabroso y comer bien. No es tan complicado y todo se basa en la variedad.

Algo distinto

Como ya se ha mencionado anteriormente, no todo se reduce a comer pollo asado con brócoli todos los días, aunque es un excelente plato, en la variedad está el objetivo de nutrirse de buena manera y no andar todo el día con hambre, algo muy común en la sociedad actual.

Esto sucede porque no se toman el tiempo necesario para alimentarse de buena manera y simplemente buscan saciar el hambre del momento, sin ponerle cuidado a la cantidad de grasas, proteínas y carbohidratos, entre otros, que están ingresando en el cuerpo y cuanto necesitan.

Para el desayuno, los mejores aliados son la avena y las frutas, así como los cereales. Hay que recordar que esta es la comida más importante del día, ya que de allí el cuerpo tomará toda la energía que necesita para la jornada. Por eso, un buen alimento que incluya estos ingredientes en cualquier forma, darán la energía suficiente para el día, además de mantener la sensación de satisfacción.

Ya para el almuerzo la cosa se pone más interesante, aquí se pueden variar entre granos y todo tipo de ensaladas bien resueltas, así como un buen pollo a la parrilla, el cual contiene un bajo índice de grasa en una carne bastante saludable y sabrosa. También se puede recurrir a un buen pescado también a la parrilla y a la plancha. A esta hora es bueno quedar bien saciado pero en la cantidad justa.

Mientras que en la noche, todo se suaviza, el cuerpo necesita prepararse para dormir y hacer una digestión bastante lenta, por ello no se debe abusar en la noche con cosas tan pesadas. Unas panquecas de avena con algún yogurt al igual que en la mañana podría ser lo mejor.

Sin embargo, también se deben atacar esos antojitos que existen entre comida y que sin duda toda persona padece. Aquí la creatividad será lo mejor para ti, puedes utilizar el horno para hacer chips hechas con col rizada o las propias papas o batas fritas son muy buenas para un antojo salado de la tarde, aunque también se puede optar por unas simples palomitas caseras, fáciles de hacer y bastante buenas.

Entre el desayuno y el almuerzo lo mejor sería más fruta o una nutritiva barra de cereales. El punto es siempre mantener al cuerpo en constante trabajo con la absorción de nutirentes y en comparación  con tu día a día, de esta manera podrás ir notando si necesitas más o menos cantidad y podrás percibir un cambio significativo en tu actitud, tu estado de humor y tus energías diarias.

Agregar Comentario